Seminaristas








Historia Vocacional

 

Nací en Arauca capital hace 25 años. Mi familia es oriunda de Tame, municipio donde me crie, nací en la vida cristiana, me educaron y descubrí el llamado del Señor a servirle por medio de mis hermanos. Todo comenzó de pequeño, donde acompañaba a mi abuela al grupo apostólico que dirigen las Hermanas Hijas de la Misericordia en mi pueblo, mi abuela me enseñaba a orar y mi abuelo me llevaba a Misa todos los domingos a las 6:30 de la mañana a mi parroquia, pero creo que no le daba mucha importancia en ese entonces a todo esto.

A los diez años cuando hice mi primera comunión comencé con más interés a ir a Misa. Un día iniciando bachillerato un Sacerdote fue al colegio, me llamo la atención el verlo con cleryman y la alegría que tenía, me acerque y le pregunte como podría ayudar más en la Iglesia, él me invito a ser acolito de la Parroquia, allí fui descubriendo el llamado de Dios como lo decía al comienzo, a servir a los demás. Los primeros sacerdotes que conocí fueron mi Padrino Miguel Castillo que era el párroco y al vicario el Padre Héctor Niño, el cual había sido el que me había invitado a ser acolito, ellos me fueron animando y así fui integrándome más a la vida de Iglesia, comencé a sentir que ese era mi lugar. Por ello en el 2009 hablé con el entonces rector del seminario Mayor San José Obrero, y de una forma más activa y con la ayuda del semillero vocacional diocesano tuve nuevas herramientas para mi discernimiento vocacional.

En este tiempo me fortaleció mucho más el poder asistir a la ordenación presbiteral del Padre John Fredy Enao y a la ordenación diaconal del Padre Hugo Sisa ¡las primeras!, también el acompañamiento de mi Padrino Miguel y los seminaristas de Pastoral vocacional de ese entonces.

 

 

Fui aceptado al terminar mi bachillerato en el 2011 para iniciar mi formación inicial en miras al sacerdocio, tenía 17 años. Entre el 1 de febrero de 2012 al Seminario Intermisional Colombiano San Luis Beltrán de la ciudad de Bogotá donde cursé la filosofía y el primer año de teología, luego de año de pastoral fui enviado al Seminario Santo Tomas de Aquino. Para no hacer más larga más mi historia puedo decir que ha habido muchos momentos que marcaron a lo largo de mi proceso vocacional y formativo, los más relevantes han sido, el día que entraba al Seminario mi mamá me acompañó y cuando ya se tenía que despedir me dijo que allí ella dejaba la mitad de su vida, el día que recibí la admisión como candidato a las ordenes sagradas el 15 de julio de 2015 en Fortul,  el año de pastoral, un año de bendiciones donde madure muchos aspectos de mi vida y la muerte de mi abuela en el 2017.

Por ultimo puedo decir que mi historia vocacional es una aventura de amor de Dios, porque e tenidos miedos, caídas y levantadas, pero donde siempre he experimentado el amor y la misericordia de Dios, porque “el amor verdadero expulsa el temor” (1Jn 4,18).

Te animo amigo lector a que ores por nosotros, muchos son los llamados y pocos los escogidos, una realidad; ora no solo para que seamos sacerdotes, sino para que seamos sacerdotes al corazón del Buen Pastor. Gracias por detenerte y dejar que compartamos nuestra experiencia como cristianos y vocacionados. ¡Dios te bendiga!